El terror sobrenatural en la Literatura

Elogio del Texto

coffee_on_canvas_010_by_neutrinoz-d670prt

El evidente placer que sentimos al contemplar simples objetos terroríficos, en los que no está implicado ningún sentimiento moral, ni suscitan en nosotros otra pasión que, precisamente, la penosa impresión de miedo, es una paradoja del corazón. Estas palabras de Anna Laetitia Barbauld definen a la perfección esa poderosa atracción que sentimos por todo aquello que nos perturba, nos inquieta, pero que al mismo tiempo provoca en nosotros un contradictorio placer; la visión o sensación del terror subjetivo es como una experiencia terapéutica para la mente humana. No sabemos escapar del deseo por el temor sublime, eso nos enfrenta a los monstruos ligados a nuestro subconsciente, donde se hallan los desdibujados límites de la literatura sobrenatural de terror; pues nuestra atracción por lo oscuro, por lo desconocido ha ido evolucionando en el tiempo desde sus primeras expresiones en literatura, y lo que comenzó como unas aparentes narraciones legendarias y…

Ver la entrada original 786 palabras más

Anuncios

Cuatro de Marzo.

El cuatro de marzo de este año llevé una cuchilla a mi piel por primera vez. Esto fue lo que escribí durante todo el proceso. Mi letra es en ocasiones difícil de leer y el papel está manchado de sangre que hace tiempo fue de color rojo. Son seis páginas de pensamientos desordenados que intentaré plasmar de la forma más comprensible y fiel a la original, incluyendo mayúsculas, orden, puntuación y palabras tal y como las escribí en aquel momento. Jamás pretendí que sonara bonito ni que rimara, simplemente necesitaba expresarlo. Es la primera vez que lo comparto públicamente, las hojas llevan pudriéndose en mi cajón desde entonces; en multitud de ocasiones las he leído y siempre que lo hago puedo volver a sentir la desesperación y el hartazgo que me llevó a ese punto.

 

Lo cojo

Con ayuda de la pinza, lo separo

Lo abro

Hay tres cuchillas

Cojo la primera, la más grande

Encuentro el filo

Pruebo en mis dedos

Está increíblemente afilado

Es maravilloso

pule las imperfecciones

Deja la piel brillante

Brota una gota carmín

La limpio

Sigo puliendo

No cesa

El papel está lleno de sangre

Sigo probando, puliendo cada aspereza

Siento que he encontrado la solución a todo

esto lo arreglará

Cada piel sobrante

La quitará limpiamente

Sigo probando en mis dedos

Es increíble

Todo es posible

Tengo miedo

El filo está lleno de sangre

Lo limpio con la lengua

El sabor metálico

¿Es la sangre o la cuchilla?

Pero sigue brotando

Paso a mi muñeca

Está lisa y perfecta

Marcas de boli, inocentes

Representan lo prohibido

Lo reprimido durante meses

Al fin lo haré

Dormiré con rayas en mis muñecas

Podré besarlas

Podré besar mis problemas

Tengo miedo

Corto,

como si fuera mantequilla

La hoja afilada

La piel blanda

El corte es tan limpio que es imperceptible

Pasan unos segundos

Escuece

Mis dedos también

Vendo la flor de mi anular

Sus pétalos manchan todo

Miro mi muñeca

Un perfecto hilo rojo la atraviesa

Hago más

Pasa un rato

Entretenida

Mi muñeca ahora tiene varios

Ocho hilos rojos

Ocho lágrimas

Alivio en forma de dolor

Es irónico.

Decido recurrir a la música

Soldier Side

irónico

Yo perdí la batalla

Al menos por ahora

Siento que todo está controlado

Pero en el fondo sé que no

La música ayuda a verlo todo desde una perspectiva más real.

Pensé que me haría parar

Pero no.

Lo tolero mejor

Al principio me daba miedo

Ahora sé como funciona

Alivia

Ya no lloro

No tengo ganas

Mis lágrimas ahora son sangre

La única forma de sacar mi interior

Sin ser juzgada

Sin tener que hablar

Sin tener que escuchar

Necesito ayuda

Pero no la quiero

Quiero salir de esto sola

Como siempre

Odio las intrusiones

Odio muchas cosas

Y al mismo tiempo las amo

Tengo que esconder todo esto.

Cuánta sangre

Mi anular no para

Me escuecen los dedos

Me escuece la muñeca

Pero es preciosa

Ojalá el dolor parara

Y la ansiedad

Ojalá pudiera dormir

Abrazada a ti

Ojalá besaras mis cortes

Con sangre en los labios

Y me besaras a mí

Estoy tan acostumbrada a mi sangre

Hace años que la veo

Hace cuánto tiempo

No paso un solo día sin verla brotar

Sin ver salir esa parte de mí

Lo único que consigo sacar

Al menos ahora sé hacerlo limpiamente

Espero que cure rápido.

Ese sobresalto la primera vez

la primera vez que el filo se hundió en mi piel

Como si no lo hiciera yo

Y ya no cuesta.

Veo como cada vez se hace más bella

La veo y siento amor

amor por ella y por mí

Y al mismo tiempo odio

Me odio

Solo busco atención

Soy lo que tanto odio

Pero me amo.

¿A alguien le preocupará?

Todos se preocupan y nadie hace nada

Nada soluciona nada

Todo es nada.

Me escuecen los dedos al escribir

pero ya es costumbre.

Desde hace tantos años

Las piernas

Los brazos

La espalda

Mi rostro

Es autosabotaje

Me odio

Todos dicen estar ahí

Pero estoy sola

They just do it to save face

Y no me atrevo a molestar a los que valen

No quiero ser una carga

Un lastre

Mis dedos ensangrentados

Que a todos asustan

Nadie lo entiende

Y los que lo entienden no ayudan

Y están lejos.

Sé que hay solución

Pero pienso que no está a mi alcance

También pienso que me equivoco

Pero por fin lo he hecho.

Tanto tiempo necesitándolo

No estoy segura

¿Me he armado de valor o lo he perdido por completo?

Meses, años deseándolo

Y lo he hecho

Cuando lo miro se me llena la vista

Es maravilloso

Pero no debería

Necesito fumar

¿En qué me estoy convirtiendo?

Bueno.

Cuando todo va mal solo puede mejorar.

O eso dicen

Pero sé que es mentira.

Todo es empeorable.

Debería parar aquí

Degenero

Mi letra,

Mi sangre,

Mis versos,

Degeneran.

Degenero.

Hasta convertirme en esto.

Al menos estas cicatrices sí serán bonitas.

Tanta sangre.

Cada vez son más profundos.

Debería irme a dormir

 

All the pain I feel

Couldn’t start to heal

Although I would like it to

 

¿Cómo puedo ser capaz de hacer esto?

Son preciosos.

Son perfectos.

Mi papel manchado de sangre

Mis versos manchados de sangre

Yo pensé que ya había superado esto

My suicidal dream

It was all gone

Now it’s here again

Prueba de que es real

Ahora es rojo

Mañana será marrón

Pasado será negro

Como mi interior

Voy perfeccionándolo

Ahora son perfectos

 

Escribo con la esperanza de que alguien lo lea

Pero no quiero que lo lea nadie

Más cortes

La cuchilla ya es mi amiga

Su filo me alivia.

Little girl,

Little girl

Why are you crying?

Inside your restless soul your heart is dying.

 

I’m so happy

‘Cause today I found my friends

They’re in my head

 

Me destruyo

Pero es la única forma de alivio

¿Amigos?

Los amigos no te hacen sangrar

Pero sí te ayudan a dejar de llorar

Así que no consigo decidirme

Es curioso

Me quita toda la tristeza

La angustia crece

Siempre está conmigo

Cuanta más lucidez, más angustia

Todas esas imperfecciones en mi rostro

Eso va a acabar.

Igual que mis dedos.

Pero no mis heridas

Mis cicatrices

Deseo que crezcan

Pero deseo que desaparezcan.

Paso a mi derecha.

Impresión

Frío alivio

Escozor

Sangre

Alivio

Y más alivio

Es curioso, en la derecha duele más

Estoy HARTA DE SER JUZGADA

 

Parece que se me han quitado las ganas.

Pero no.

Solo sentir el papel contra mi piel vuelve a despertarlas

Su filo

Cortante

Pasaré a la otra muñeca

En la izquierda hay muchas

Muchas más de ocho

Voy a contarlas

Veinticuatro

Y mis dedos escociendo

Todo el progreso de hoy tirado a la basura

Todo a la basura

Mañana me compraré un paquete de tabaco

Espero poder

No quiero robárselo a ella.

Clavo la cuchilla en mi índice izquierdo

Clavo su esquina.

La conocida mariquita brota

Ese insecto que crece

Al cual llevo años conociendo

Observándolo

Aprendiendo de él

Como funciona

Como crece

Como me alivia

Su forma

Su brillo

Su color

Su sabor

¿Podría vivir sin él?

Creo que no.

Las letras

La música

Los cortes

La sangre

Todo es tan bello

Es perfecto.

Me pregunto que pasaría si atravieso esa línea azul

Lleva mi vida dentro

No quiero morir

No quiero que todo se manche en mi dolor

¿De dónde viene?

¿De la falta de libertad verdadera?

Me ha visto marchitarme

¿Es eso cierto?

Nunca lo había visto de ese modo

Pero creo que sí.

Es cierto

He ido pudriéndome poco a poco.

En realidad algunas personas sí lo han notado.

Pero soy yo

No hay más

No soy la máscara de perfección que llevaba hace un año

Todo es más difícil

Pero llego a mi profundo interior

Y eso es todo lo que necesito

No puedo estar vacía.

Tenía tantas ganas de parar esto

Tú solo lo has empeorado

Es peor el remedio que la enfermedad

Tus soluciones no sirven.

Sirven para algo.

Para empeorar todo.

Escuece mucho

Cada vez son más profundos

Cada vez salen pétalos más grandes

Todo parece un sueño

¿Qué estoy haciendo?

Deseaba tanto hacerlo

Mirar mi muñeca

Y verla decorada con bellas líneas horizontales

Quiero dejar de comer.

Es cierto que tengo un problema con la comida

Actuaré normal para que  no se fijen

Haré como que todo va bien

Y dejaré de comer.

No sirve de nada

Ahora mismo me da asco

Me sobra grasa por todas partes

Me doy auténtico asco

Es repugnante.

Tantos problemas reprimidos con soluciones inútiles.

Según ella uso mi inteligencia para engañarla

Sólo me engaño a mí misma

Sólo me hiero a mí misma.

Parecen de mentira

Todo parece irreal

Quiero despertarme mañana y mirarlos cara a cara

Decirme a mí misma que he sido capaz

Para bien o para mal.

Lo he hecho.

 

 

A partir de entonces cogí la cuchilla numerosas veces. La que mejor recuerdo fue el día de mi cumpleaños, el tres de mayo. Fue uno de los peores días de mi vida y acabé sentada en el suelo del baño secándome las lágrimas a base de cortes; algo que puedo agradecerle a mi maravillosa, comprensiva y estupenda familia -nótese la ironía-. También quiero aclarar que desde pequeña he tenido dermatillomanía. Para quien no sepa qué es, es un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo autodestructivo que consiste en hacerse heridas o empeorar heridas ya existentes. Los cortes no son el único tipo de autolesión que existe y eso es algo que mucha gente no entiende. A día de hoy las cicatrices de mis muñecas son casi imperceptibles, dependiendo de la luz con que se miren, y aunque aún sean visibles al menos ya no tengo que llevar muñequeras. He dejado de hacerme heridas, a pesar de que este verano me destrocé los brazos. Se puede decir que he salido del círculo vicioso de la autolesión y los problemas alimenticios hace muy poco, y estoy haciendo un enorme esfuerzo por no entrar en él de nuevo.

Aunque sé que nadie me lee, si algún día se da el caso quiero pedir que por favor eviten con todas sus fuerzas entrar en lo que he entrado yo. Es como meterse en un pozo profundo de paredes resbaladizas, es prácticamente imposible salir; y cuando sientes que has escalado casi hasta la salida, das un paso en falso y vuelves a caer. Se necesita mucha fuerza de voluntad y estabilidad mental para no tirarte cuando estás en una situación difícil y parece que ahí estarás seguro, pero no es así. Aunque la autolesión, las drogas, el aislamiento y los trastornos alimenticios me han dado más apoyo que nadie, son falsos amigos. En el fondo solo te destrozan aún más por dentro y por fuera, mental y físicamente.

Poesía.

Curiosidad la que me producías
¿Sobre qué? Sobre saber como sabrías,
Y no era gracia precisamente lo que me hacías,
Cuando solo se te veían; los ojos azules, o verdes, o grises…
¿Quién lo sabría?
Aunque en ese momento;
¿Quién sería el tonto que se fijaría?
Tan sencilla como excesiva
Equivales lo que a la música;
La perfecta melodía.

Hace unos meses conocí a R. Me pareció una chica especial; era diferente, misteriosa, pero muy alegre y llena de vida. A su lado he vivido más cosas de las que puedo contar, y a día de hoy somos buenas amigas. No tenemos tabú alguno a la hora de contarnos cosas, hablamos y nos vemos frecuentemente. Hace un mes me dijo que me estaba escribiendo una poesía. Hoy me la ha enseñado. Creo que es lo más bonito que me han escrito jamás, en tan pocas palabras dice tanto… Para mí esto vale más que mil declaraciones de amor, vale más que mil falsos romances. Gracias, R.

Así que ahora yo era eso.

Así que ahora yo era eso. Imposible de creer. Miré mis ojos en el espejo y aparté el rostro de inmediato. Me dio miedo, parecía mucho más vieja. No comprendía muy bien qué significaba lo que había pasado, pero algo había cambiado, se había roto, perdido, para siempre. Había matado a un ser humano. Y yo era más que un ser humano. O menos, según eligiera verlo.”

 

En algún punto de Noviembre de 2013 traicioné mis principios. Traicioné todo por lo que había vivido en los últimos años, volví a ser la persona amoral que siempre fui. Creo en la afirmación de que todos, antes o después, volvemos a nuestros orígenes; las circunstancias nos cambian de una forma u otra, el entorno y los sucesos pueden modelarnos hasta cierto punto. Quizás sea por mi naturaleza testaruda, o por mi afán de aferrarme a mí misma y a lo que realmente soy. En el fondo tiene sentido, siento que no puedo aferrarme a otra cosa porque todo en la vida es pasajero, y lo único definitivo hasta la muerte somos nosotros mismos y nuestra esencia, siempre y cuando no asesinemos la naturaleza que nos ha sido entregada al nacer. Soy capaz de traicionar a cualquiera, incluso a mí misma, pero perder mi esencia es algo que me aterra. Traicioné mis falsos principios por el simple hecho de que me di cuenta de que me había perdido a mí misma, de que estaba viviendo en base a una moral inventada sólo por amor. Todo lo que pensaba y hacía se sostenía en los pilares de la sinceridad, la lealtad, el cariño, el cuidado… No me permitía admitirme a mí misma lo harta que estaba de eso y lo poco que me lo creía; y ahora cuando miro hacia atrás me doy cuenta de hasta qué punto llegué a autoengañarme como para creer que era totalmente cierto en aquel momento. El amor es algo turbio, algo que te ciega si entras en su espiral. Es algo que te mata por dentro, salga bien o mal. Yo todavía no sé cómo uno puede enamorarse sin autodestruirse y perderse a sí mismo, pero sinceramente no me apetece aprender.

La nuestra es una historia larga, bonita y estúpida. Cuando pienso en quién era junto a ti, veo una mentira. ¿De qué me sirvió? Ojalá no hubiera tardado tanto en abrir los ojos, no habría desperdiciado tanto tiempo de mi juventud en una persona como tú. Pero es inútil y aburrido contar lo nuestro, y no quiero recordar y odiarme a mí misma por mi ignorancia de aquel entonces aún más. Lo realmente interesante es el final, y lo que éste desencadenó. Sí, el final. Aquel sábado noche de noviembre en el que te traicioné por completo, porque era la única forma de demostrarme a mí misma que esa moral que me había inventado no era tan sólida como yo pensaba. Y qué bien me sentó. Llegué a casa feliz. A pesar de que no fue una traición dura, fue lo suficientemente fuerte como para derribar esos pilares tan sólidos en los que tú me obligabas a apoyarme. Y fue en ese momento cuando pude dejar de quererte. Cuando tomé esa decisión con tanta firmeza que además de eliminar el amor, eliminé todos los demás sentimientos. Claro que hubo mil factores que me ayudaron a tomar la decisión de no sufrir más, no puedo concederte todo el mérito.
Y sí, no sufrir es una decisión. No llorar es una decisión. Y no querer ES UNA DECISIÓN. Quizás no se puede elegir a quién se quiere, pero se puede elegir a quién NO se quiere. Además no requiere fuerza de voluntad, sencillamente tu forma de pensar cambia como si te hubieran pegado un bofetón. Es una simple acción, una conversación, o incluso una palabra o un simple gesto. Para mí fueron años de sufrir tontamente por alguien que no merecía la pena, enamorarme de nuevo y sufrir doblemente, pero lo que me despertó fue traicionarte. Y no sabes cuánto me alegro.

Algún día escribiré la historia de mis padres, los cuales han influido enormemente en la situación en la cual me encuentro. Pero no quiero mezclar factores, mi mente está desordenada y pretendo ordenarla de esta forma, así que no me desviaré.
Perder esa base que me dabas y perder los sentimientos hicieron que mi conciencia muriera. La maté. No quería vivir con ella, me cerraba demasiadas puertas. Es más sencillo asesinar a tu conciencia que mantenerla tranquila, es quitarse un descomunal peso de encima. Y al morir mis sentimientos y mi conciencia, empecé a fracasar en todo. Nada me importaba, nada merecía la pena, no había nada por lo que luchar. No estaba viviendo, simplemente dejaba que pasaran los días. En consecuencia a esto, mi familia (la cual había influido a mi insensibilización atacando mi autoestima) no hizo más que echarme la culpa de mis fracasos. No quiero quitarme responsabilidad de ellos, simplemente me refiero a que no tuve apoyo sino castigo y desde luego ningún intento de comprensión. Llegados a este punto, mi autoestima estaba por los suelos, tanto física como mentalmente. Yo no lloré por ti desde que dejé de quererte, pero sí lloraba por mis fracasos y las consecuencias de los mismos. Lloraba todos los días. Hasta que, de nuevo, me harté. Dejé de llorar lágrimas por los ojos y empecé a llorar sangre por las muñecas. Era un alivio instantáneo, cuando la cuchilla tocaba mi piel mis ojos se secaban. Mi falta de autoestima pasó a ser más intensa físicamente, ya que mi madre siempre ha querido una hija delgada. Bueno, ya que no podía ser estudiosa, al menos no iba a ser inútil y gorda. Al principio dejé de comer. Luego empecé a vomitar. Perdí bastante peso, aunque estaba muy demacrada. Era una chica deprimida, bulímica, con las muñecas y muslos llenos de cortes; y encima empecé a fumar. Jamás habría imaginado que llegaría a ese extremo, para mí esa clase de gente era algo completamente ajeno a mi mundo… y de repente era uno de ellos.
No sé cómo he dejado de autolesionarme y de vomitar. Estoy intentando tenerme más respeto a mí misma, aunque requiere una fuerza de voluntad constante y es mentalmente agotador. Pero no puedo escribir toda mi historia de una sola vez, así que aquí dejo el resumen de mi degeneración.

 

“Hubo momentos en los que no sólo me olvidé de mí, sino también de lo que soy.”
-Samuel Beckett